Víctimas inocentes del ataque terrorista de Vladimir Putin


V

El régimen de ladimir Putin fue acusado por Gran Bretaña de un “acto de terrorismo” el martes después de un ataque con misiles en un centro comercial en Ucrania mientras familias devastadas hablaban de sus temores de que sus seres queridos hubieran muerto en el infierno.

El horror total del “crimen de guerra” del ejército de Putin estaba surgiendo cuando los familiares publicaron los nombres y fotografías de los desaparecidos en la carnicería en Kremenchuk, en el centro de Ucrania.

Al menos 18 personas murieron en el ataque y 59 buscaron atención médica, incluidas 25 que fueron hospitalizadas. Se esperaba que aumentara el número de muertos dado que más de 1.000 personas podrían haber estado dentro del complejo comercial cuando fue atacado ayer, lo que provocó un incendio masivo.

Estaba surgiendo una lista desgarradora de los desaparecidos, incluida Tatyana Brigadirenko, que trabajaba en el centro comercial. Su novio, Ihor Ivakhnenko, la estaba buscando desesperadamente. Un mensaje desgarrador sobre Olga Pavlenko, que había estado en el centro comercial Amstor, fue publicado por su hija Sonya.

“Amigos, gracias por su apoyo. Compartiré inmediatamente cualquier información si encontramos a mamá. Pero por favor, no me pidan noticias cada media hora.

“Entiendo que te preocupes, pero no soy de acero. Gracias de nuevo.”

La compradora Anna Vovnenko también estaba desaparecida. Su madre, que estaba con ella en el centro, está ahora en el hospital.

Los líderes mundiales, incluidos Boris Johnson y Joe Biden, reunidos en una cumbre del G7 en Alemania, condenaron el ataque con misiles “abominable”. “El presidente ruso Putin y los responsables tendrán que rendir cuentas”, dijeron en un comunicado conjunto.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijo que fue “un ataque ruso calculado exactamente en este centro comercial”. Se convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir el ataque que el gobierno británico calificó de “acto de terrorismo”.

El ministro de Tecnología, Chris Philp, dijo a Sky News: “Aparentemente, la barbarie del régimen francamente criminal de Putin no tiene fin”.

Presionado sobre si fue un acto de terrorismo, agregó: “Sí, iría tan lejos y diría que es porque tiene como objetivo intencional a civiles”. Rusia dijo que el incidente fue causado por un ataque a un objetivo militar legítimo. Su Ministerio de Defensa, citado por la agencia estatal de noticias RIA, dijo que disparó misiles contra un depósito de almacenamiento de armas occidentales en Kremenchuk y que la detonación de municiones provocó el incendio en el centro comercial.

La fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, dijo que un misil había alcanzado una fábrica cercana, pero que estaba cerrada y no era un objetivo militar. El gobernador regional, Dmytro Lunin, denunció el ataque como un “crimen de guerra” y un “crimen de lesa humanidad”. Una sobreviviente que recibe tratamiento en el hospital público de Kremenchuk, Ludmyla Mykhailets, de 43 años, dijo que estaba de compras con su esposo cuando la explosión la arrojó por los aires. “Salí de cabeza y las astillas golpearon mi cuerpo. Todo el lugar se estaba derrumbando”, dijo.

“Fue un infierno”, dijo su esposo, Mykola, de 45 años, mientras le brotaba sangre de la cabeza. En el lugar del incendio, los bomberos exhaustos se sentaron en un bordillo. Uno de ellos, Oleksandr, dijo: “Sacamos cinco cuerpos. No encontramos a nadie con vida”.

El esposo y la madre de Elena Poliakova, miembro del personal de Comfy, la buscaban desesperadamente. Oksana Poshtarenko, nacida en 1992, trabajaba en la tienda de electrodomésticos Comfy y no ha sido vista desde entonces.

Los familiares de otros dos trabajadores de Comfy, Yuri Mikitenko y Daniil Sidorov, nacidos en 1996, dicen que no pudieron ser contactados.

Otros trabajadores desaparecidos de la tienda Comfy fueron Konstantin Vozniy y Nikolay Krychkov. Se sabía que otra empleada de Amstor, Sofia Vinnik, de 21 años, estaba en el trabajo. Alyona Velichko, de 44 años, fue a encontrarse con un amigo en Amstor y aún estaba desaparecida. Evgeny Gritsai, nacido en 1994, también se pierde. Alexander Protsenko, de 36 años, estaba en el centro comercial con Yulia Sovenko.

Otras víctimas temidas fueron el trabajador del centro comercial Sergey Markovich y los compradores Vyacheslav Demidov, de 23 años, y Ruslan Mykolenko, de 26.


www.standard.co.uk

Related Posts

George Holan

George Holan is chief editor at Plainsmen Post and has articles published in many notable publications in the last decade.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *